Diversas ONGs presentan un informe sobre maltrato a menores en los albergues de menores dirigidos por el sacerdote Pedro Gutiérrez Farías, quien tenía a su cargo los albergues La ciudad de los niños, con sedes en Guanajuato y Michoacán. La naturaleza de las vejaciones cometidas por este personaje le valieron el mote, entre sus víctimas, de El Castigador.

La organización NIMA, Centro de Promoción de los Derechos Humanos de Niñas, Niños y Adolescentes en Guanajuato, ha reunido testimonios y documentación que respalda las denuncias de castigos corporales y vejaciones a las que fueron sometidos los niños y niñas de los albergues que estaban a cargo del cura y sus cómplices.

Por si fuera poco, los informes revelan que los actos del sacerdote Pedro Gutiérrez Farías fueron solapados por autoridades gubernamentales de alto nivel, además de omisiones de dependencias como el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la Procuraduría de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

Entre las vejaciones se refiere que los infantes fueron sometidos a actos de prostitución, maltratos, además de adopciones que beneficiaban a personas en Estados Unidos y Canadá, quienes entregaban importantes sumas de dinero por los favores recibidos por parte del sacerdote Pedro Gutiérrez Farías.

Además, las ONGs exigen que se esclarezca la legalidad de las adopciones realizadas por La ciudad de los niños, pues al menos 134 menores fueron registrados a nombre del sacerdote Pedro Gutiérrez Farías. Estos registros se efectuaron bajo una serie de irregularidades, con la anuencia de funcionarios de diversas instituciones.

 

Para Centuria Noticias: Germán Gis

g.gis@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here