El primero de julio los mexicanos votamos por una forma diferente de gobernar. Optamos por cambiar la manera de hacer política, por un cambio verdadero, pues no puede existir gobierno rico con pueblo pobre. Desgraciadamente, no veo reflejado en el presupuesto municipal ninguna medida de austeridad como la que se tiene visualizada en el próximo gobierno impulsada por Andrés Manuel López Obrador.

Es imperativo que este Ayuntamiento tome medidas de ahorro presupuestal y canalice los recursos a gasto social. Como mero ejemplo, en el próximo gobierno se van a reducir los salarios de primer y segundo nivel, es decir, de altos funcionarios, legisladores, jueces, magistrados y del mismo ejecutivo. El Ayuntamiento de Aguascalientes podría generar grandes ahorros al disminuir la percepción de dichos puestos.

Otro ejemplo es el presupuesto que se destina a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, que es 126 millones, y de los cuales se han gastado 46 millones teniendo un subejercicio de 79 millones al mes de junio. Es verdaderamente preocupante ver este despilfarro cuando la empresa CAASA/VEOLIA perpetra una serie de abusos en contra de la población con acciones anticonstitucionales como el corte de agua, o el cobro de servicios cancelados. Esto sin mencionar que tenemos uno de los servicios de agua potable más caros del país y con una calidad muy por debajo de los estándares internacionales.

Me gustaría reiterar lo que en sesiones de Cabildo he expresado ante la aprobación o rechazo de compañeras y compañeros regidores con respecto a la revisión de las cuentas públicas. He sostenido que México reclama cada día más de la existencia de órganos de fiscalización autónomos, con las facultades necesarias para poder llevar a cabo una eficiente supervisión del manejo de las finanzas públicas. La rendición de cuentas de los gobernantes ante la ciudadanía, y el perfeccionamiento de los mecanismos de fiscalización, son factores que contribuyen a lograr una mayor transparencia y eficiencia en el ejercicio de la gestión pública. En nuestro país, el debate de la rendición de cuentas y la transparencia en el manejo de los recursos públicos ocupa cada vez mayor atención, sobre todo en el ámbito de los gobiernos estatales y municipales.

La forma en que los Ayuntamientos revisan las cuentas públicas sigue siendo preocupante. No es un asunto menor insistir en que la forma en que se presentan para su escrutinio es grave y su revisión se realiza de manera muy superficial. Si queremos un Aguascalientes más justo necesitamos transparentar el gasto público para evitar el dispendio y la corrupción en el mismo.

 

Para Centuria Noticias: Jenny Parra

jennifer.kristel.parra@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here