La importancia de cerrar bien las puertas y ventanas al salir de casa radica, no tanto en evitar que los amigos de lo ajeno ingresen a la misma y la vacíen, sino en impedir la entrada de algo que, si bien es mucho menos probable que ingrese, sí que es algo inmensamente más problemático.

Naturalmente estoy hablando de los gigantes.

Estos singulares seres aprovechan cualquier resquicio, cualquiera pequeña abertura en la ventana para colarse al interior de las casas e instalarse cómodamente dentro de ellas.

Aunque al haber pocos gigantes la posibilidad de que esto ocurra es casi nula, a nadie le resultaría grato regresar de su jornada laboral, agotado y con ganas de descansar, y encontrarse con que justo ahí, al lado del sillón de la sala o debajo de la cama de la alcoba principal, plácidamente hay sentado un gigante. Evidentemente el descanso tendría que posponerse.

Y no es que sean peligrosos, no señor, que sus veinte metros de altura y su aspecto grotesco no induzcan al engaño; los gigantes no son en lo absoluto peligrosos o violentos como han mostrado a lo largo de los años la televisión y los cuentos de hadas.

Los gigantes son más bien del estilo bonachón; nobles y callados, y tienden a quedarse muy quietecitos una vez que eligen un lugar cómodo dónde asentarse.

Además son sumamente inocentes, por no decir ingenuos, al grado que resulta ser toda una proeza poder convencerles y hacerles entender la imposibilidad de que se conviertan en huéspedes permanentes de las casas invadidas.

Aquí es donde radica la importancia de cerrar bien las puertas y las ventanas; ya que una vez ingresado el gigante hay que explicarle y convencerlo de que salga y, logrado ello, se presenta un problema de proporciones colosales, una verdadera odisea que le expongo a continuación a mi querido lector: Si los gigantes miden en promedio veinte metros de altura y las puertas de entrada miden en promedio solamente dos, ¿cómo haría usted para sacarlo?

Es, sin duda, algo complicado.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorTERE JIMÉNEZ ENTREGARÁ NUEVAMENTE APOYO ECONÓMICO A JÓVENES PARA QUE PUEDAN TITULARSE
Artículo siguiente68 NUEVOS POSITIVOS A COVID-19 EN AGUASCALIENTES
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 200 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 de ellos, cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso, presentada en la FIL de Guadalajara. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza" y “Algodón de azúcar”; este último, de corte infantil, bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Es, además, autor del mini libro “Lobo”, que contiene tres cuentos de su autoría. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here