En agosto y sin previo aviso, ATUSA (Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes) incrementó el costo de la credencial de descuento para estudiantes.

Recordemos que hace un año, ATUSA incrementó las tarifas del pasaje en un 25% con el  ofrecimiento de que, de acuerdo al PIMU (Programa Integral de Movilidad Urbana), se contemplarían mejoras en el sistema de paradas y geo localización de las rutas…y lo siguen contemplando.

En  agosto, Juan Manuel de la Cruz, identificado como Director Operativo de ATUSA, declara que están buscando un aumento en las tarifas del transporte:

“Nosotros ya solicitamos el incremento a las tarifas, pero éste se dará de acuerdo al estudio que están realizando las autoridades sobre movilidad y además éste estará sujeto a la modernización de las unidades”.

En octubre, de este mismo año, nuevamente Juan Manuel de la Cruz, ahora identificado como vocero de ATUSA afirma no haber solicitado ningún aumento.

“Nosotros no hemos planteado nada, estamos trabajando de acuerdo a lo que resulte el estudio que se verá en conjunto, tanto de la autoridad como de nosotros, pero nosotros no hemos presentado ningún escrito, ni papel ni nada en donde se haga la solicitud”.

¿A quién le creemos, al Director Operativo  o al Vocero? Ambos encarnados en la misma persona.

Realmente no importa, lo único que cuenta es que el amolado, para no variar, será el pueblo que tiene que esperar hasta más de una hora para subirse en una de las 700 unidades que circulan; camiones sucios, malolientes, destartalados y conducidos por choferes que van mensajeando y “manejando” si así se le puede llamar al modo en el que conducen.

Estos representantes del transporte urbano, pretenden nada menos que el 60% de aumento a la tarifa, lo que significaría pasajes de $12.00 y, en palabras del director-vocero, ese incremento no resolvería las pérdidas que han tenido sino que solo serviría para “seguir subsistiendo” (¡¡!!).

Ahora hemos de creer que son afiliados a las hermanas de la caridad y no están ganando, solo subsistiendo… ¡pobrecitos!

Para que estos sacrificados empresarios dejen de sufrir, vamos a optar por los taxis. Con una sola tarifa de lo que sería el nuevo costo del pasaje, pagamos un “banderazo”, y si nos reunimos 4 personas que vayamos por la misma ruta, cubrimos el “banderazo” y de 10 a 12 Km., de recorrido. Con esto, nos procuramos un transporte mucho más agradable que los camiones y liberamos a ATUSA de las pérdidas que están teniendo por nosotros.

Para Centuria Noticias: Karla Roldán

k.roldan@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here