El dolor en una muela o un diente, no es como el dolor de cabeza que se alivia y ya. Cuando cualquier pieza dental duele es que algo está pasando y no va a mejorar, es importante ir con el dentista a la brevedad.

Si la urgencia se presentan en vacaciones, fin de semana o en la madrugada y no puedes tener un dentista a la mano, te ofrecemos unos cuantos remedios caseros que pueden aliviarte temporalmente.

Las causas de dolor en dientes o muelas pueden tener varios orígenes:

  • Caries (la más común).
  • Abscesos en la raíz de la pieza afectada.
  • Alimento que se impacta entre los dientes y la encía.
  • Golpes.
  • Erupción dental en bebés y niños.
  • Erupción de los terceros molares (muelas del juicio)
  • Bruxismo (rechinar o apretar los dientes)

Algunos remedios efectivos:

  • Corta y pela un pedazo de papa cruda y aplícala en la zona.
  • Empapa un poco de algodón en vinagre y déjalo sobre la pieza que está doliendo.
  • Mastica un poco de perejil fresco con la muela afectada.

Si sospechas que la causa del dolor es alimento impactado entre la pieza dental y la encía, pasa suavemente hilo dental entre los espacios de las muelas para eliminar cualquier resto de alimento. A continuación pon una cucharadita de sal en medio vaso de agua tibia y enjuaga fuertemente la zona, procurando hacer pasar el agua con sal entre los espacios del diente o la muela adolorida.

El olor característico de los consultorios dentales se debe a una sustancia llamada eugenol, que es un aceite sedante hecho a base de clavo. Tú puedes usar el clavo que tienes en tu cocina para conseguir el efecto calmante. Pon a remojar 4 clavos en medio vaso de agua tibia durante 15 minutos y enjuaga tu boca manteniendo el agua con clavo sobre el área afectada el mayor tiempo posible. También puedes morder directamente el clavo con la pieza afectada.

Enjuagar tu boca con agua oxigenada puede ayudar mucho a calmar el dolor y combate la infección en caso de que la tengas. Disuelve el agua oxigenada al 50% con agua y mantenla sobre el área afectada, o bien empapa un algodón con agua oxigenada y aplícalo directamente en la pieza.

Te recordamos que estos no son más que remedios temporales para aliviar tu dolor de muelas. Acude a tu dentista lo antes posible.

Para Centuria Noticias: Karla Roldán

k.roldan@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here