Hablando de periódicos y periodicuchos, si tuviera que elegir una publicación informativa equilibrada y veraz, me vería en terribles apuros. Por un lado tenemos periódicos que, sin ningún empacho, publican el nombre (solo les faltó la dirección) de una jovencita violada y, por el otro lado, tenemos la línea informática conservadora que omite el nombre de la afectada, bien, pero también “olvida” mencionar el nombre del responsable.

Los ejemplos son tan diarios como el diario. Unos salpican sus columnas de calificativos personales que se salen de la línea periodística básica cuyo principio es la información objetiva. Los otros no califican, cierto, pero tampoco informan. Así, tenemos publicaciones con valor pero sin ética. Otros muy éticos pero carentes de valor. Algunos con buenas secciones de anuncios. Otros  más con muy acertados crucigramas. Uno buenísimo para la jaula de los canarios y otro inmejorable para barquitos (buen papel). Que cada uno de nuestros hidrocálidos e hidroilustres periódicos se cuelgue la etiqueta que le acomode…si le acomoda.

Los responsables de cada periódico saben, mejor que nadie, de qué página cojean.

Hoy tenemos una opción nueva…nueva para los que ya pasamos de la cuarentena (de años, no de parto) que son los periódicos electrónicos y que han resultado ser tan decepcionantes como los de papel…el mismo gato, pero cibernético y sin la ventaja de un uso adicional como lo de los barquitos o servir como depositario de los deshechos orgánicos de las mascotas emplumadas.

Centuria me invita a colaborar en su publicación y me complace compartirles la autenticidad, valor y veracidad de este ciber espacio que marcará un antes y después en el ámbito periodístico electrónico.

Para Centuria Noticias: Karla Roldán

k.roldan@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here