Mi novia y yo adoptamos un elefante.

Nos lo encontramos en el centro de la ciudad, solo, perdido, asustado e ignorado. Probablemente con miedo a que lo pisaran o, peor aún, a que lo atropellaran. Con mucho cuidado nos acercamos a él y, armándonos de paciencia, nos fuimos ganando poco a poco su confianza hasta que se dejó cargar.

Lo llevamos a mi casa y lo bañamos, lo alimentamos y lo cuidamos. Por nombre, le pusimos Felipe. En ese entonces tendría unos pocos meses de edad y con el tiempo, como era de esperarse, fue creciendo. Primero, lo llevábamos solamente al parque, pero con el paso de los años terminó acompañándonos a todos lados. A los bares, al cine, al boliche. Sin duda, las idas al boliche eran las que más disfrutaba. No era muy bueno pero cuando hacía una chuza aleteaba sus orejas y sonreía mucho mientras movía su colita de un lado a otro. Nos divertíamos mucho juntos y lo pasábamos bien.

Murió la semana pasada. Sin grandes ceremonias, pero con el mismo amor y cuidado con el que lo adoptamos, lo enterramos en el patio trasero, al pie del naranjo en el que solía columpiarse.

Lloramos mucho.

Fue un golpe muy fuerte para nosotros y creo que nos llevará bastante tiempo sobreponernos a él.

Sin embargo, pese al dolor, nos sentimos contentos por todo lo que compartimos juntos. De un futuro incierto en las calles, Felipe pasó a tener un hogar en el que tuvo una buena vida.

Era un buen elefante.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorAhora tienes que ser mayor de edad para adquirir mascotas en Aguascalientes
Artículo siguienteAguascalientes luce en el Campeonato Nacional e Internacional México Open 2019
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también Médico de la Risa, conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 160 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza", y un cuento infantil llamado “Algodón de azúcar” bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here