Interminables filas, una ampliación que se ha demorado mucho más de lo esperado, un estacionamiento saturado y el entorpecimiento del tráfico sobre la lateral de la 45 norte, son el resultado de las malas decisiones tomadas por quienes manejan el Centro Comercial Altaria.

A casi dos años de haber comenzado con la ampliación de Altaria, las obras no se ven para cuándo estarán terminadas y la falta de espacios de estacionamiento se hace más evidente los fines de semana, además de esto, usuarios se quejan de que hasta para pagar el estacionamiento, además de las largas filas, muchas de las máquinas ya no aceptan billetes, solo monedas, así que a cargar con cambio.

Para entrar y salir de Altaria, los accesos que dan hacia la 45 norte a la altura de Galerías y de Colosio, son insuficientes, lo que provoca largas filas que llegan a obstruir el tráfico sobre la importante vialidad.

Y aunque se trate de una empresa privada, no puede dejar de señalarse que hay servicios, como los de los bancos, que obligan a muchos a acudir aunque no quieran.

Suerte en tu próxima visita al interminable Centro Comercial Altaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here