Con la finalidad de constatar la calidad sanitaria de las albercas públicas que existen en la entidad, el Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA), a través de la Dirección de Regulación Sanitaria y el Laboratorio Estatal de Salud Pública (LESP), dará inicio al monitoreo intensivo del agua de estos espacios con la finalidad de detectar la posible presencia de parásitos causantes de enfermedades.

El titular de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, dijo que se tiene programado en el mes de agosto realizar diez muestras diarias, para un total de 50 semanales y con ello prevenir riesgos a la salud pública por enfermedades en la piel, gastrointestinales y otras ocasionadas por ingestión, contacto e inhalación de microorganismos patógenos y sustancias químicas en el agua.

Precisó que es necesario llevar a cabo el control y vigilancia de las condiciones sanitarias de operación y mantenimiento de las instalaciones, así como el monitoreo sistematizado de parámetros fisicoquímicos y de microorganismos que determinan la calidad del agua y que cumplan con la Norma Oficial Mexicana NOM-245-SSA1-2010, Requisitos sanitarios y calidad del agua que deben cumplir las albercas.

Aseguró que esta norma es aplicable a todas las albercas de centros vacacionales, clubes deportivos, balnearios, centros de enseñanza, hoteles, moteles, desarrollos turísticos, parques acuáticos o cualquiera que preste un servicio público, así como a condóminos.

Jiménez Macías, añadió que los propietarios o responsables de albercas deberán observar que las piscinas cumplan con los requisitos sanitarios; contar con procedimientos de operación, limpieza y mantenimiento de las albercas, a fin de evitar riesgos a la salud de los usuarios.

Mencionó, se deben registrar en bitácoras las actividades de limpieza y mantenimiento de las albercas y los resultados de los análisis que se realicen; tienen que contar con un procedimiento de contingencias para dejar la alberca fuera de servicio en caso de accidentes o condiciones poco salubres del agua, hasta lograr que se restablezcan las condiciones sanitarias y prohibir el ingreso de mascotas a la alberca.

Señaló se necesita contar con servicios sanitarios y regaderas en el área de albercas; servicios sanitarios con insumos higiénicos (papel sanitario y jabón); las paredes, pisos de la alberca, así como los accesorios que estén dentro de esta, deben estar libres de presencia de moho, biopelícula y ser de acabado sanitario.

Finalmente, detalló que se estará constatando el cumplimiento de las disposiciones sanitarias aplicables en la materia, en caso contrario se aplicarán de manera inmediata las medidas de seguridad y sanciones que correspondan.

 

Con información del ISSEA

Para Centuria Noticias: Alberto Romero

a.romero@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here