Lo extraño no fue ver la noticia sensacionalista, ésas están a pedir de boca día con día en cualquier puesto de revistas.

No. Lo extraño no fue eso.

Lo extraño fue verla en los noticiarios y periódicos de mayor seriedad del reino. Hasta el Viejo Sabio habló de ello, dándolo como un hecho verídico.

Aun así, era difícil de creer. Con tantos guardias y tanta vigilancia mis oídos y mis ojos tardaron mucho en dar crédito a la noticia que, por cierto, era cierta: el Rey Rana había desaparecido.

Desde la fiesta de Año Nuevo que no se tenían noticias de él.

Hasta anoche.

Apareció en el jardín de mi casa croando y pidiendo ayuda.

Estaba muy asustado y no recordaba nada de lo que había acontecido en los últimos días.

Me acerqué a él y, delicadamente, lo tomé entre mis cuatro patas delanteras. Lo metí a la casa, le ofrecí una bebida caliente y ahora lo tengo encerrado en una pequeña jaula.

No sé qué hacer.

Podría devolverlo al castillo.

Podría cobrar para que en otros lugares vieran a la rana parlanchina.

O podría deshacerme de él y terminar con su linaje y dinastía.

Para siempre.

No, no piensen mal de mí. Ustedes se encontrarían en el mismo predicamento.

Sucede que a veces no resulta fácil ser una mosca con conciencia, sin dinero y con buenos sentimientos.

Mucho menos, serlo en el Reino de las Ranas.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorIván Sánchez se registra como precandidato a alcalde
Artículo siguienteFomento de la convivencia escolar a través de capacitación a docentes de educación básica
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también Médico de la Risa, conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 160 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza", y un cuento infantil llamado “Algodón de azúcar” bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here