En los últimos días se ha generado una discusión acalorada luego de que el Congreso del Estado aprobara modificaciones a la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, con el objetivo de reconocer el concepto de primera infancia como una etapa que comprende desde la gestación y se prolonga hasta los ocho años de edad. Esta iniciativa fue propuesta por la diputada Paloma Amézquita, quien forma parte del grupo parlamentario constituido por el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Encuentro Social (PES).

Paralelamente a esta iniciativa, también está la propuesta de reforma a los artículos 2 y 4 de la Constitución de Aguascalientes, con el objetivo de proteger la vida desde el momento de la fecundación, que si bien ya fue aprobada en Comisiones, falta que el Pleno dé el visto bueno a la misma.

De acuerdo con un artículo publicado por Andrea Vega, en Animal Político, los colectivos feministas han criticado esta iniciativa en virtud de que le otorga personalidad jurídica al feto, un hecho que ya ha ocasionado que en algunos Estados se criminalice a las mujeres, pues ya se han dado casos en que se les ha negado el derecho a la interrupción legal del embarazo incluso en circunstancias derivadas de agresión sexual. Asimismo, estos colectivos han denunciado que las iniciativas de modificación han salido “al vapor”, demasiado apresuradas.

A este respecto, Metropolitano Aguascalientes dio a conocer una de las consecuencias de esta premura en la búsqueda de la aprobación de esta serie de modificaciones: en la argumentación empleada para presentar a dictamen la iniciativa de modificación a la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes existen una definición falsa proveniente de documentos de la UNESCO. Esta situación evidencia la irresponsabilidad y negligencia en la fundamentación del dictamen por parte de los autores del mismo.

A este respecto, la página 4 del dictamen señala lo siguiente:

“La UNESCO define la primera infancia como un periodo que va desde la gestación hasta los ocho años, y constituye un momento único del crecimiento en que el cerebro se desarrolla notablemente. Durante esta etapa, los niños reciben una mayor influencia de sus entornos y contextos”.

En contraste, la definición de la UNESCO se establece en los siguientes términos:

“La primera infancia se define como un periodo que va del nacimiento a los ocho años de edad, y constituye un momento único del crecimiento en que el cerebro se desarrolla notablemente. Durante esta etapa, los niños reciben una mayor influencia de sus entornos y contextos.”

Este tipo de situaciones evidencia el falseamiento de la información para discutir propuestas que obedecen a los intereses de determinados grupos parlamentarios, en este caso del PAN y del PES, con la finalidad de legislar con miras a criminalizar el aborto.

Más grave aún, este tipo de hechos demuestra la nula capacidad legislativa de quienes ocupan las curules en el Congreso del Estado de Aguascalientes. Además, le da un carpetazo a las iniciativas verdaderamente sustentadas en los derechos humanos, para obedecer, una vez más, a aquellas acordes a intereses partidistas.

Finalmente, Andrea Vega, en el mismo artículo publicado por Animal Político, refiere que aun en el caso de que la iniciativa fuera aprobada, las mujeres que necesitaran disponer de la interrupción legal del embarazo pueden ampararse en la Norma Oficial Mexicana NOM 046, cuyo carácter es federal y está por encima de la Constitución de Aguascalientes.

 

Para Centuria Noticias: Aldo García

a.garcia@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here