Este es el nombre con el que conocemos a un pequeño absceso que aparece en la base de las pestañas. El orzuelo o perrilla no es nada grave, pero sí bastante molesto y, dependiendo de su tamaño, puede volverse antiestético.

Los orzuelos son producidos por una infección bacteriana en las glándulas sebáceas del párpado, casi siempre atribuida al Staphylococcus aureus y son más comunes en niños que en adultos.

Las perrillas se producen cuando hay una gran proliferación de bacterias que forman un pequeño absceso que se manifiesta como una bolita dura que duele al tocarla. Los orzuelos pueden presentarse por la parte externa del párpado o por la parte interna del mismo. Los externos sanan más rápido que los internos, ya que drenan fácilmente al exterior.

No trates de apretar el orzuelo como si fuera un grano, no lo es y puedes ocasionar que la infección se extienda a tu ojo, algo que puede provocarte una conjuntivitis.

Deja que la perrilla reviente y drene por si sola. Para acelerar el drenaje, puedes aplicar compresas tibias en la zona 3 o 4 veces al día, puedes hacerlo con agua potable o agregar un poco de manzanilla. Puedes también aplicar gotas o pomada oftálmica con antibiótico para prevenir que la infección se propague a tu ojo.

Cuando aparece un punto amarillento en la superficie de la perrilla, significa que el drenaje sucederá pronto.

Procura mantener el área de la perrilla muy limpia y abstente de maquillaje hasta que el orzuelo desaparezca.

La mayoría de los orzuelos duran, en promedio, de cinco a diez días. Si el tuyo no parece mejorar o han pasado más de 10 días, es conveniente que consultes con un oftalmólogo.

 

Para Centuria Noticias: Gaby Escalante

g.escalante@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here