Esta perfumada fruta, producida en grandes cantidades en el municipio de Clavillo, es una fuente de grandes beneficios para nuestra salud.

Contiene 78% de agua; 0.9% de proteínas; 0.4% de grasa; 7.7% de azúcares; 2.7% de hidratos de carbono; 8.5% de fibra; 1% de ácido tánico; .8% de ceniza; 43.24% de calorías y es rica en vitaminas C, A y B1.

Cada 100 gramos de guayaba proporcionan 0.5 gramos de sustancias antioxidantes que sabemos actúan directamente en nuestro cuerpo retardando el proceso de envejecimiento. Contribuyen también a reducir el desarrollo de enfermedades cardio-vasculares, tumorales y neuro-degenerativas. A los antioxidantes se les considera como moléculas cuyo consumo es sinónimo de salud.

A la guayaba la podemos comer de muchas formas: cruda, cocida, en jaleas, mermeladas y en jugos. Hay que tener presente que sus propiedades se aprovechan mejor si la comemos cruda, ya que el calor puede afectar o reducir sus niveles de sustancias benéficas.

Las hojas y la corteza del árbol de la guayaba son ricas en tanino, que es una sustancia química natural con propiedades astringentes. Por lo anterior, tanto las hojas como la corteza son usadas en infusión como astringentes intestinales en los casos de diarrea.

Otro beneficio importante de la guayaba es su alto contenido de ácido fólico, vitamina del complejo B que ayuda a nuestro cuerpo a crear nuevas proteínas y a la formación de los glóbulos rojos, por lo que se considera como una aliada en los casos de anemia.

 

Para Centuria Noticias: Gabriela Esclante

g.escalante@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here