En esta nueva aportación abordaré a uno de los personajes más importantes en la música mexicana, uno de aquellos grandes compositores que jamás podrán ser olvidados: Manuel M. Ponce. Nació el 8 de diciembre de 1882 en la ciudad de Fresnillo, Zacatecas, pero su familia era originaria de Aguascalientes, por la misma razón a tan solo un año de edad Manuel y su familia regresaron a la ciudad de Aguascalientes a residir. Para Ponce, las tierras aguascalentenses representaban su “patria chica”.

La vocación de Ponce hacia la música comenzó desde temprana edad gracias a la influencia de su madre. A los 10 años de edad inició como miembro del coro de San Diego, donde posteriormente se convertiría en organista. En 1900 se muda a la Ciudad de México para realizar estudios en el Conservatorio Nacional de Música y volver a Aguascalientes en 1903, donde se desempeñará como profesor en la Academia de Música.

Su formación musical no terminó aquí, ya que en 1904 tuvo la oportunidad de viajar a Italia para estudiar en el Liceo Musical de Boloni y llegó también a Alemania para mejorar su conocimiento acerca de la música y perfeccionar el piano. Después de viajar a Europa regresó a México para impartir catedra en el Conservatorio Nacional de Música.

Entre su amplia trayectoria se destaca que fue director de la Orquesta Sinfónica de México y en 1945 fue nombrado director de la Escuela Nacional de Música. Al paso de los años impulsó a la música popular mexicana y se dedicó a la investigación y composición. Por estas razones se le considera uno de los compositores más completos y uno de los músicos más importantes del México del siglo XX.

Entre sus composiciones tiene obras para orquesta, órgano, guitarra, piano, voz y arreglos para voz. Algunas de sus obras más destacadas son el Intermezzo para piano, su sonata I y II y sus tres canciones populares mexicanas: La Pajarera, Por ti mi corazón, La valentina.

Manuel M. Ponce murió en el año de 1948 en la ciudad de México y sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de los Dolores. Su legado musical es algo que llega hasta nuestros días; sus composiciones aún levantan una inmensa cantidad de sentimientos a quienes descubren o recuerdan su música y sus canciones. Para Aguascalientes, Manuel M. Ponce representa uno de sus grandes personajes y su busto se puede observar en la fuente que se encuentra en la plaza de armas del Centro Histórico de la ciudad.

Para Centuria Noticias: Carlos Alberto Sánchez Villegas / Luis Herrera

c.sanchez@centuria.mx / l.herrera@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here