En vuelo que se llevaba a cabo desde Guannzhou con rumbo a Nueva York, los tripulantes al notar que un pasajero comenzó a transpirar y a sentirse mal, buscaron un médico entre tripulación y pasajeros.

Zhang Hong, cirujano cardiovascular y Xiao Zhanxiang  fue el médico encargado de salvar la vida mediante un catéter poco improvisado con la ayuda de la tripulación. El problema, era que el pasajero contenía casi 1 litro de orina en su vejiga que no podía expulsar de la forma correcta, fue ahí cuando azafatas lo recostaron y comenzaron a ayudarlo.

Hong improvisó y con popotes, cinta adhesiva, aguja de jeringa y el tubo de una máscara de oxígeno, hizo un catéter. Sin embargo al darse cuenta que la aguja era muy fina para succionar la orina, este decidió usar su boca.

“El abdomen del paciente estaba hinchado, no podía quedarse quieto, sudaba mucho y se encontraba en estado de shock. Podría haber sido un riesgo para él si no lo atendíamos con urgencia. Cuando vi que el hombre apenas podía soportar el dolor, mi único pensamiento fue cómo sacar la orina de su vejiga. Su familia dijo que tenía antecedentes de agrandamiento de la próstata, por lo que sospechamos que esto estaba causando retención urinaria”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here