ca. 1920s --- A movie scene featuring parents spanking their son in the film comedy, , ca. 1920s. --- Image by © Bettmann/CORBIS

De acuerdo a Adriana Jurado, titular del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), son los hogares de Aguascalientes el principal lugar donde los menores deben sentir paz y eso no esta pasando en nuestro estado y no es responsabilidad del estado mexicano, la responsabilidad del estado es garantizar sus derechos y que se les restituyan.

La violencia en todas sus expresiones no es la vía para educar ni corregir a los hijos, a pesar de una herencia milenaria de educar a golpes, es necesario visualizar que los menores también son sujetos de derecho y deben ser protegidos por el estado. La ley general de protección integral de las niñas, niños y adolescentes nació con esta vocación de trasformar nuestra sociedad a una más pacífica para el mejor desarrollo de la infancia.

La violencia física, psicológica, emocional y económica son sancionadas por la ley y los menores también son sujetos del derecho a esa ley ya la protección de la misma.

En Aguascalientes SIPINNA ofrece no solo un espacio de denuncia, incluso no es la instancia para acusar la violencia, para esto están la procuradurías, SIPINNA es un espacio de orientación y de mediación para resolver los problemas de violencia y mejorar la calidad de vida de los menores y sus familias. 

No es pretexto el decir “no entiendo a mis hijos” cuando existen espacios como SIPINNA que ofrecen la solución a través de la capacitación y orientación profesional. Las niñas, niños y adolescentes merecen un mejor futuro en el que no se crezca pensando que la violencia es parte implícita de la vida y que debe heredarse de generación en generación; por el contrario, romper con esta cadena de la ley del más fuerte, de que la educación entra con sangre y del más vale una nalgada a tiempo, permitirá  a quienes hoy son menores, alcanzar una vida adulta más plena y ofrecer un ambiente de paz a sus hijos que serán nuestras niñas, niños y adolescentes del futuro. 

No debemos renegar de leyes que pueden considerarse como una intromisión a la vida privada de las familias, por el contrario hay que acogerlas como una forma de vida más plena para las generaciones por venir.

Niñas, niños, adolescentes, padres, familiares, vecinos, amigos y cualquier otro ciudadano puede acudir a SIPINNA a buscar orientación, mediación e información sobre los derechos de los menores, visítalos en el Centro Ecológico el Cedazo.

Para Centuria Noticias Alberto Romero 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here