A partir de 2018 arrancará el plan para renovar unidades de transporte público, específicamente, de autobuses. De acuerdo con el Código Urbano de Aguascalientes, los camiones utilizados para transportar personas no deben de rebasar los 10 años de antigüedad; sin embargo, basta detenerse en una esquina para observar que esto no se cumple.

Unidades que, en lugar de cristales, llevan cartones o pedazos de madera; asientos irregulares y desgastados; piezas sueltas o que penden de un tornillo mal puesto. Todo lo anterior, aunado a otros problemas de urbanismo y trazado de la ciudad, hace que los habitantes del Municipio, e incluso, del Estado, tengan que “encomendarse a los Santos” para llegar sanos y salvos a sus destinos.

Aunque el Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Autotransporte Urbano ha señalado a los medios que un cambio de unidades no es suficiente, admite que es un buen principio. La inversión para la renovación de la flota vieja y en malas condiciones correrá a cargo de las empresas que tienen la concesión del servicio, por lo que serán ellas la que tengan que llegar acuerdos con las armadoras de autos y los bancos para revisar las condiciones en las que adquirirán las unidades.

Al respecto, Óscar Aragón Jiménez, cabeza de la Coordinación de Planeación y Proyectos, precisó que estas nuevas adquisiciones se realizarán con un sustento técnico, donde se especifique las características que deben tener los nuevos autobuses, no sólo en términos de comodidad y eficiencia, sino también de seguridad.

Se ha especulado que la implementación del Plan de Movilidad en su conjunto puede implicar un aumento en las tarifas; sin embargo, esta información aún no se confirma. Recordemos que es el propio gobernador, Martín Orozco, quien tiene la obligación de dar a conocer públicamente una noticia de esta naturaleza.

Para Centuria Noticias: Muri Hoff / Germán Gis

m.hoff@centuria.mx / g.gis@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here