Desde niño mostró una imaginación y creatividad muy vivas. Su juego favorito era aquel que llevaba a cabo en el callejón que daba al traspatio de su casa. Consistía en caminar por entre las baldosas, sin pisar las sombras que caían sobre ellas, pues de lo contrario -decía a la vez que hacía expresiones de horror- las sombras lo succionarían y desaparecería así, sin más, sin dejar rastro alguno.

Al principio era muy tierno acompañarlo en dicho juego, pero con el paso del tiempo dejó de ser algo tierno y ocurrente para convertirse en algo monótono e inmaduro. Algo completamente infantil.

Fue por eso que muchos años después, tras una noche de juerga con sus amigos en que decidieron volver por el traspatio de su casa para no despertar a sus padres, la única respuesta que obtuvo ante su propuesta de jugar al juego de las sombras fueron burlas e insultos. Acto seguido, y ante las expresiones exageradas de horror con las que quiso acompañar la propuesta, sus amigos lo cargaron y lo depositaron sobre las baldosas ensombrecidas.

Nadie supo nada más de él. Al momento fue succionado por las sombras y desapareció así, sin más, sin dejar rastro alguno.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorDESAPARICIÓN DEL FUERO PARA EL PODER EJECUTIVO UNA DEMANDA SOCIAL
Artículo siguienteAPRENDE A OBSERVAR EL ESPACIO CON EL CURSO BÁSICO DE ASTRONOMÍA EN EL DESCUBRE 
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 200 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 de ellos, cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso, presentada en la FIL de Guadalajara. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza" y “Algodón de azúcar”; este último, de corte infantil, bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Es, además, autor del mini libro “Lobo”, que contiene tres cuentos de su autoría. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here