Esta semana, Grupo Modelo anunció una expansión de su inversión en Aguascalientes. Actualmente esta empresa cuenta en nuestro Estado con un centro de logística que da empleo a mil personas y que ocupará a mil trabajadores más, luego de haber inyectado 5MDD adicionales. Grupo Modelo no produce cerveza en nuestra entidad. No se trata de su división de manufactura, sino de un centro táctico de operaciones del corporativo, desde donde se brinda atención y servicio a 12 países del continente.

Desde Aguascalientes, Grupo Modelo coordina y lidera a más de 500 mil clientes y puntos de venta a nivel nacional; atiende 100 mil solicitudes al año de transacciones financieras; opera más de 10 mil viajes al mes para entrega de producto a sus plantas en el país; y coordina la exportación de más de 60 mil contenedores de cerveza al año que viajan a más de 180 países del mundo.

El personal que colabora en este tipo de empresas, requiere de un alto grado de especialización, de ahí que los trabajadores sean egresados, sobre todo, de ingenierías en distintas especialidades. Este modelo de empresa es el verdadero futuro de Aguascalientes, pero hasta hoy no estamos preparados para recibir más de estas inversiones.

Para lograr convertirnos en un Estado que albergue a más centros estratégicos, de logística y de operaciones de grandes firmas nacionales e internacionales, es necesario crecer primero en educación. Las universidades deben transformar, rediseñar sus planes de estudio y su oferta educativa, enfocándola para satisfacer la demanda.

El proceso aunque pudiera sonar lento, no lo sería tanto si las instituciones de educación superior comenzaran a hacer los cambios desde este preciso momento. La transformación comenzaría a verse desde el siguiente ciclo escolar y veríamos a los egresados entre los próximos tres a cinco años.

La presencia de este tipo de empresas no implica que las instituciones educativas de Aguascalientes dejen de incentivar la formación de médicos, contadores, abogados, arquitectos y de otros profesionales emanados de carreras consideradas como tradicionales. Se trata, pues, de abrir los espacios que respondan a las nuevas demandas del sector laboral, lo que ampliaría no sólo la oferta de profesionistas para satisfacer dicha demanda, sino que abriría también nuevas posibilidades para que los jóvenes de Aguascalientes accedan a una oferta educativa más amplia.

Las autoridades locales afirmaron que el gobierno estaría dispuesto a poner de su parte, al desvincular el sistema educativo desde el nivel medio superior, con la finalidad de adecuarlo a las necesidades reales de la plaza.

En los próximos 30 años, Aguascalientes podría entrar a su nueva etapa económica, un escenario que además no le es ajeno, si tomamos en cuenta que nuestro Estado a finales del siglo XIX vivió el auge del ferrocarril; algunos años después, la producción de uva y sus derivados; los textiles en el siglo XX y, más recientemente, la industria automotriz. Esta nueva etapa corresponde con la era del conocimiento, la innovación y la tecnología.

 

Para Centuria Noticias: Alberto Romero

a.romero@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here