Conforme mi hija fue creciendo, se dio cuenta de que muchas cosas cambiaban a la par que ella. Las películas que alguna vez le gustaron y repitió hasta el cansancio, junto con sus canciones, de pronto dejaron de gustarle por parecerle demasiado infantiles, comenzó a probar sabores que de pequeña rechazaba, su mamá se puso más y más guapa y su papá, que escribía un poco más, se puso más y más feo. Todo cambiaba, su altura, sus gustos, sus padres, su casa, y hasta su perrita labrador, que dejó de ser una cachorrita. Todo, todo cambió, con excepción del monstruo que vivía debajo de su cama. Ese jamás se fue. Ése seguía siendo el mismo.

Yéndose a dormir sola desde temprana edad, de tanto en tanto solía escabullirse en los brazos de mamá a mitad de la noche porque debajo de su cama, decía, había un «mostro feo» que la asustaba. Aunque esto era esporádico y en cada ocasión que ocurría se le demostró que debajo de la cama no había nada más que sus juguetes regados y uno que otro calcetín extraviado, no había poder humano que le quitara la certeza de que allí abajo había algo muy feo que, esperando a que la casa estuviera a oscuras y en silencio, intentaba (con mucho éxito) asustarla.

Esta fue quizás una de las pocas constantes que vivió mi hija desde sus primeros años de vida hasta hace poco, ya cumplidos los diez años, cuando comenzó a formularse preguntas respecto a la vida; propia y de los demás. Fue en una tarde de películas en familia cuando, sin que viniera a cuento (¡a saber cuánto tiempo llevaría procesando la información!) nos cuestionó a su madre y a mí a bocajarro qué comían los «monstros» (aún le cuesta trabajo articular este diptongo). No lo sabíamos y así se lo dijimos; cuando le cuestionamos el motivo de su pregunta se limitó a decir que por nada importante, encogerse de hombros y volver a centrarse en la película que compartíamos.

Esa misma noche, después de haberse lavado los dientes, comenzó a llevarse galletas a su habitación a la hora de dormir. Al principio nos hicimos de la vista gorda, pero al notar que esta conducta se repetía dos o tres veces por semana, aunque ella creyera que no nos dábamos cuenta, terminamos por seguirla a su habitación y pedirle una explicación de su conducta. Fue entonces cuando conocimos a «Pez» (así le llamó mi hija), el famoso monstruo de debajo de la cama que durante años la había atemorizado y que ahora compartía galletitas con ella antes de que ella durmiera y que él se marchara a dormir también, a donde quiera que sea que vivan los monstruos.

Aunque Pez no cambió en su aspecto en todos estos años, las emociones que despertaba en mi hija no permanecieron inmutables. El miedo desapareció y ahora son amigos, buenos amigos que de tanto en tanto comparten galletitas. De tanto en tanto, también, lo invitamos a ver películas (siempre con el permiso de sus padres, a los que ya conocimos y con los que terminamos congeniando también).

Parece asustarse mucho con las películas de terror.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorANUNCIA MUNICIPIO PROGRAMA VIRTUAL MITOS Y LEYENDAS 2020
Artículo siguienteNO SE HAN DADO PERMISOS PARA QUE SE REALICE LAZY SUNDAYS EN AGUASCALIENTES
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 250 cuentos de su autoría. Alrededor de 10 de esos cuentos son de corte infantil. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento «Resistencia», homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso, presentada en la FIL de Guadalajara. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: «Tres meses de bonanza» y «Algodón de azúcar». Fue colaborador en el año 2019 de la Antología Internacional Solidaria «El Filo de ELA» y se encuentra colaborando en otra antología de corte solidario, llamada «La Navaja del Silencio», a publicarse en 2021. Es autor del minilibro «Lobo» (Minilibros Sonora 2019) y está próximo a publicar su libro «Cuentos (no tan) comunes sobre personas comunes (Nueva Luz 2020). Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here