Estimado lector, en está ocasión hablaré del templo de San Antonio, una de las obras arquitectónicas más emblemáticas de Aguascalientes. Han transcurrido más de 122 años desde que se colocó la primera piedra de este inmueble y durante todos estos años San Antonio ha sido testigo de innumerables hechos históricos. Hoy en día es uno de los espacios más recurridos por los aguascalentenses, por lo que es bueno conocer un poco más sobre sus inicios y construcción.

Está obra se comenzó a construir en el año de 1895. El encargado para diseñar y construir el inmueble fue Refugio Reyes. El 13 de mayo del mismo año se pidió al ayuntamiento la donación de cinco metros al centro de la calle del Olivo (Zaragoza), el principal benefactor del templo fue Antonio Morfín Brambila, propietario de la Hacienda de la Cantera.

La coordinación eclesiástica del templo de San Antonio fue llevada por el obispo de Zacatecas, Fray Buenaventura Portillos, y el cura de la parroquia de Aguascalientes Mauricio M. López. La primera piedra fue colocada el mediodía del 4 de octubre de 1895 bajo los criterios del ritual romano.

Los trabajos del templo requirieron de varios elementos coordinados, desde el pintor Candelario Rivas, la casa Quintana Hermanos de la ciudad de México para el trabajo de mosaico, y la compra de un órgano tubular alemán, adquirido en Casa Wagner. Los cuadros murales fueron pintados por Candelario Rivas y tuvieron su inspiración en obras de Van Dyck, Murillo y Cabrera ubicadas en la ciudad de Padua, Italia. Los canteros fueron de la ciudad de México, así como parientes de Refugio Reyes, Juan Reyes, su padre, y Timoteo López, padre de su segunda esposa Felipa.

Las obras del templo de San Antonio se prolongaron por más de trece años. Durante los primeros tres años, el curso de la construcción fue normal, pero al cuarto año se tuvo que suspender la obra por falta de financiamiento. Sin embargo, el problema pudo ser resuelto eventualmente y la inauguración del recinto eclesiástico se dio en el año de 1908. A esta celebración asistieron Refugio Reyes y su familia, con el gobernador del estado Alejandro Vázquez del Mercado, así como varios católicos distinguidos de la ciudad, entre los que se encontraban, Eduardo J. Correa, Jesús Díaz Infante, Carlos Arellano, entre otros.

Aunque Refugio Reyes nació en la comunidad de Sauceda de la Borda, Zacatecas, para la época en que se estaba construyendo el templo de San Antonio Reyes ya se había establecido en la ciudad desde hacía muchos años e incluso era ya reconocido por la población de este estado. A la par de los trabajos en San Antonio, Reyes hizo reparaciones en el Conventito y en el templo de la Merced. Diseñó las naves laterales del templo de Guadalupe y de la Catedral, por lo que fue un periodo de intenso trabajo para el también conocido como “arquitecto sin título”, debido a la falta de estudios profesionales.

Reyes permaneció en la ciudad de Aguascalientes, haciendo su vida en este estado, hasta su muerte en el año de 1943. Es considerado uno de los personajes con más prestigio en Aguascalientes y la mayoría de sus obras las desarrolló en este estado. En 1985, la Universidad Autónoma de Aguascalientes le otorgo el grado de Arquitecto de manera póstuma.

Para Centuria Noticias: Carlos Alberto Sánchez Villegas / Luis Herrera

c.sanchez@centuria.mx / l.herrera@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here