En marzo, el portal de noticias Metropolitano publicó un deslinde de parte del Municipio de Aguascalientes hacia Aguas de Barcelona (Aguas de Saltillo) en el cual declaraban lo siguiente:

El ayuntamiento de Aguascalientes se deslinda categóricamente de cualquier posible relación con la empresa “Aguas de Barcelona” o cualquier otra empresa, dado que hasta el momento, ninguna autoridad del ayuntamiento ha referido a alguna empresa en particular.

Es preciso aclarar que en este momento, no se tiene acercamiento con ninguna empresa concesionaria del agua; si bien se analizan diversos esquemas que operan a lo largo del país para elegir el mejor, de acuerdo a las necesidades de la capital, a la fecha no se tiene programada, ni acordada la operación de alguna empresa en específico.

Sin embargo, el día de hoy, en Más Allá de las Noticia, programa de Radio Bi, durante un panel de discusión sobre el tema de la concesión de agua en Aguascalientes, Juan Antonio Martín del Campo, enlazado telefónicamente al programa, señaló para sorpresa de los participantes y la audiencia:

 “Visitamos algunas empresas, pero nada más para ver cómo estaban funcionando, cuál era la forma. Visitamos varias ciudades y con esa experiencia se puede tomar mejor decisión. […] Fuimos a Saltillo, a León, a Cancún, si no mal recuerdo, y a la CDMX y vimos los métodos que ellos llevan. Creo que aquí es poner un título nuevo y poner las condiciones.”

A estas declaraciones, la panelista Jennifer Parra Salas, regidora del partido Morena, le preguntó cómo se llamaba la empresa que visitaron en Saltillo a lo que el ex alcalde respondió que era Aguas de Barcelona.

“Si mal no recuerdo se llama “Aguas de Barcelona”, es una empresa española, que desde mi punto de vista es casi lo mismo que CAASA, pero voy más hacia empresas mexicanas o inclusive empresarios de aquí que puedan invertir en esto. Hoy hay la capacidad en los mexicanos y hay la experiencia, como en la CDMX, que una parte está concesionada. Hay varias opciones y sería un proceso de licitación y ojalá pueda ser una empresa de México.”

Ahora nada más falta que una de estas empresas mexicanas que tienen la supuesta  capacidad de proveer el agua vaya siendo la infame EPCCOR de Juan Diego Gutiérrez Cortina, responsable del socavón en el Paso Express de Cuernavaca (donde murieron dos personas), constructora del malogrado nuevo Hospital Hidalgo y, por último, concesionaria  de agua potable en la ciudad de Puebla y cinco municipios más.

No hay que olvidar que la Auditoría Superior de la Federación determinó que en su momento se adjudicó de forma indebida a EPCCOR el contrato para la construcción del Hospital Hidalgo, pues fue obtenida con un sobreprecio de 33.5 millones de pesos arriba de los competidores inmediatos en la licitación. Por si fuera poco, se ha detectado que el edificio presenta perforaciones y juntas defectuosas. De hecho, la empresa fue penalizada con 15 millones de pesos a causa del retraso en la entrega de la obra finalizada.

 Para Centuria Noticias: Alejandro Moreno

a.moreno@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here