La pérdida de un ser querido, es un proceso que todo ser humano tiene que enfrentar en la vida, pérdidas de familiares, de objetos e incluso pérdidas de personas que significaron mucho para ti.

El síndrome del “Corazón Roto” o Cardiomiopatía es algo verdaderamente fascinante, no tanto para las personas que lo sufren, si para los doctores, médicos, pasantes y todos aquellos que diariamente están capacitándose.

Las despedidas más dolorosas, seguramente te han hecho sentir un dolor inexplicable, solo aplicable para la persona que está comenzando el proceso de la pérdida. Un dolor de pecho que llega a tu corazón, ganas de gritar, de llorar y estar ahogados en la tristeza.

Pues esto es algo que en realidad existe, y como en párrafos anteriores te logré comentar, se llama Cardiomiopatía, y aunque no es considerada como un ataque fulminante , si es un síndrome que se asemeja a un infarto, mismo que podría ser letal dependiendo de la fuerza con el que se reciba.

Dificultad para respirar y dolor, de eso se trata tal síndrome, mismo que es consecuencia de la pérdida, la decepción o incluso el estrés en demasía, causado por una acción.

Entonces, es válido decir que, “si existe la forma de morir por amor”, pues a pesar de ser considerada como una enfermedad cardíaca temporal, si es válido morir de amor.

Ahora bien, “-A veces, cuando se ha querido tanto en la vida y el ser amado se va, el corazón se ve atacado por una terrible enfermedad, para la que no hay cura, que se llama pena.”

Es difícil comprender que algo así pueda existir, sin embargo estamos rodeados de maravillosos hechos, historias que nos harán creer, investigar, y lo mejor de todo, darnos cuenta que no estamos tan lejos, de tener un “Corazón roto”

Por Eduardo Luévano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here