El senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila expresó su opinión con respecto a la cancelación del nuevo aeropuerto internacional que sigue construyéndose y que muchos mexicanos piden que sea cancelado, luego de que se convirtió en una de las propuestas que Andrés Manuel López Obrador manifestó en campaña.

“Aunque ganó con 30 millones de votos, el gobierno requiere, entre otras condiciones, la participación de 35 millones de ciudadanos para cancelar la construcción del nuevo aeropuerto, con una pérdida de 100 mil millones de pesos”, expresó el senador.

Herrera Ávila señaló que la celebración de consultas ciudadanas, como las que pretende llevar a cabo el nuevo gobierno, están definidas perfectamente en la constitución, pero deben realizarse bajo ciertas circunstancias para que los resultados sean vinculantes.

“El nuevo aeropuerto de la ciudad de México no se puede cancelar reuniendo a una multitud en el Zócalo y votando a mano alzada”, precisó el senador. Además, dijo que el Artículo 35 de la Constitución establece que toda consulta debe ser convocada por el Congreso, a petición de este o del Ejecutivo en funciones, debe ser organizada por el INE y tiene que ser concurrente con la elección federal.

En otras palabras, para que los resultados sean vinculatorios, al menos el 40% de los ciudadanos inscritos en las listas nominales deben participar, una cifra que asciende a más de 35 millones aproximadamente. El senador también recordó que el INE consideró inviable una consulta ciudadana a propósito de la construcción del nuevo aeropuerto durante este 2018.

Herrera Ávila expresó que es muy probable que el próximo presidente no cumpla los requisitos institucionales y recurra a consultas a modo, a mano alzada, que no reflejan el sentir de los ciudadanos, igual que cuando fue jefe de gobierno. En este sentido, recomendó que se cumpla la ley para evitar consultas que no sean representativas, de lo contrario solo terminaría imponiendo la propuesta de su conveniencia.

El legislador agregó que, si fuera congruente lo que dice, el gobierno sometería a consulta la construcción del Tren Maya o la decisión de que el beisbol debe ser el nuevo deporte favorito de los mexicanos.

Construir dos pistas en Santa Lucía costaría 170 mil millones de pesos, que es lo presupuestado para el Tren Maya, que también debería someterse a consulta para disipar dudas. La rentabilidad entre una y otra es abismal: el impacto ambiental del tren sería devastador pues cruzaría la reserva de la biosfera de Calakmul y su zona de influencia declarada patrimonio de la humanidad. Es un desacierto grave.

 

Con información de la oficina del Senador Fernando Herrera Ávila

Para Centuria Noticias: Axel García

s.garcia@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here