La nueva película de Star Wars fue hecha para ofender a todos los verdaderos fans de Star Wars. En lugar de una nueva película que continúe la saga de los Skywalker, parece más bien una broma pesada de Disney.

¿Recuerdas al Luke Skywalker que era el símbolo de la esperanza y la resistencia contra el mal? Pues ahora es el símbolo de la cobardía y la antipatía. El trato que le da el director y escritor Rian Johnson a este icónico personaje es el de una persona que secretamente detesta la serie y detesta a los fans. Con razón Mark Hamill durante la producción estuvo tan en contra del trato que le dieron a su personaje (sólo denle un vistazo en YouTube a las entrevistas que le hicieron y verán su enojo y frustración).

Lectores, cuidado, a partir de aquí hay leves spoilers:

La personaje principal, Rey, es simplemente poderosa en “la fuerza”, sin entrenamiento ni justificación. Los jedi solían ser monjes cuyo entrenamiento comenzaba desde muy jóvenes, disciplinados, dedicados a la compasión. Ahora nada de eso es importante. En The Last Jedi, Rey es más bien una mutante estilo X-Men, la cual recibe sus poderes de la noche a la mañana.

Finn, el otro protagonisa, se desvía en un aburrido side-story que lo lleva a ningún lado. Su participación no tiene consecuencia alguna en la historia.

Extrañamente, Poe Dameron es el único personaje que mostró algún potencial en la película. Al estilo Han Solo, es un talentoso piloto, carismático, que, sin embargo, es castigado todo el tiempo por Leia por “no seguir las reglas”. ¿El aprendizaje de Poe? No te arriesgues jamás y obedece ciegamente a tus superiores.

¿Querías ver en esta película un villano poderoso y con una historia enriquecedora que justificara su ideología? Pues te vas a encontrar una triste sorpresa. Snoke es una gran desilusión y Kylo Ren sigue siendo un niño berrinchudo, sin justificación de su caída al lado obscuro de la fuerza.

¡La gran revelación de la película es que no hay revelación alguna!

Ser un fan de Star Wars significa ser un fan de la mitología detrás de la saga. En lo personal, los jedi me inspiraban a ser mejor, a buscar el bien desinteresado y la compasión. Con esta película, Disney nos dice simplemente que eso está pasado de moda.

En resumen amigos, Star Wars The Last Jedi son casi 3 horas de Rian Johnson pintándole el dedo en la cara a los fans. Star Wars ha muerto.

Para Centuria Noticias: José Sánchez

j.sanchez@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here