Se enamoró de su sombra, pero no en un plan narcisista de decirle a cuanto se cruzara en su camino: “¡Mire usted, señor, qué sombra tan más perfecta tengo!”

No. Se enamoró de enamorarse en un plan más bien idílico, romántico, amoroso. Se enamoró de preguntarle su nombre e invitarla a salir y llevarla al cine, al parque, a cenar.

Se enamoró al grado de pedirle matrimonio e invitar a familiares y amigos a la gran ceremonia en la Iglesia del pueblo.

Y asistieron los familiares y amigos a la boda pero no acudió su sombra; tal vez por haberse llevado a cabo durante la noche, tal vez por la falta de interés o tal vez por algún despecho. Lo cierto es que ese día su sombra lo dejó plantado en el altar y desde entonces el muchacho se pasea por las calles y plazas del pueblo; solo, abatido, con el corazón roto y sin ninguna sombra unida a sus talones.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorPronunciamiento 2019 organizaciones promotoras de los derechos humanos
Artículo siguienteDiputada hace llamado a ayuntamientos para que cuenten con centro de control y bienestar animal
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también Médico de la Risa, conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 160 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza", y un cuento infantil llamado “Algodón de azúcar” bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here