El cine de super héroes no siempre ha tenido la relevancia que tiene hoy en día. Antes, sobre todo por las limitantes técnicas, era muy complicado ver cine de este tipo. Algunos esfuerzos aislados y muy sobresalientes se realizaron con las legendarias películas de Superman, de Christopher Reeve, a finales de los 70´s y principios de los 80´s, y no fue sino hasta 1989 cuando Batman, de la mano de Tim Burton, puso una vara muy alta en el cine de este tipo.

Posteriormente, tras la maravillosa Batman Regresa, Joel Schumacher tomó la franquicia en sus manos y, después de realizar las desastrosas Batman Eternamente y Batman y Robin, la saga quedó en el olvido y no fue sino una década después cuando un visionario Christopher Nolan, después de mostrar sus capacidades en Memento e Insomnia, tomó en sus manos la franquicia del hombre murciélago y la relanzó con la fabulosa Batman Inicia, en el verano del 2005.

Hoy, 18 de julio de 2018, se cumplen 10 años de la secuela de esa película, The Dark Knight, El Caballero de la Noche, que llenó de dudas a mucha gente después de que se anunció la presencia de Heath Ledger como The Joker; sin embargo, le dimos el beneficio de la duda y lo que encontramos en las salas cinematográficas fue, por lo menos para mí, un parteaguas en la historia del cine de súper héroes: el punto más alto todavía sin alcanzar por parte de cualquier otra película a 10 años de su estreno.

The Dark Knight es una obra maestra del cine policiaco. Es una película de súper héroes que encuentra su gran fortaleza en que no es una película de súper héroes: es una película de crimen, de suspenso, de un gran guión y de actuaciones brutales y convincentes; mención aparte lo que hizo Heath Ledger con Joker, una auténtica pesadilla en la pantalla, un criminal brutal, sin escrúpulos y sin corazón, dispuesto a lo que sea con tal de mantener el caos en todo momento.

Además de lo anterior, técnicamente es espectacular. Prácticamente, todo lo que se ve en la pantalla es mecánico y real. Hay pocas cosas generadas por computadora, una situación muy común en este tipo de cine (así es, Marvel, te estoy viendo a ti) desde la secuencia inicial en el robo del banco hasta la persecución de Joker y Batman por toda Ciudad Gótica, coronada por la magistral reaparición del, en ese momento de la película, teniente Gordon, su emocionante final, toda es una aventura fantástica de poco más de dos horas, que no te deja respirar ni un instante.

Una pena lo que sucedió con Ledger, 7 meses antes del estreno, pues en enero del 2008, se quitó la vida, una situación que perjudicó directamente la tercera y última película de la trilogía de Nolan, ya que, claramente, como lo vimos en el final, la intención era continuar con el príncipe del crimen haciendo el caos en Ciudad Gótica.

Hoy en día, donde estamos tan repletos de películas de Marvel donde casi todas se toman a la ligera y donde DC sigue siendo un desastre en todas sus propuestas, bien vale la pena repasar esta fantástica obra de arte, que más de allá de ser una gran película de súper héroes, insisto, es una gran película en sí misma, sin importar el género y sin importar si se es fan o no de los super héroes.

Yo fui parte de los que la vio en el estreno, en el primer minuto de aquel 18 de julio del 2008 en Cinepolis Altaria y volví a verla 2 veces en el cine, porque ahí es donde se debió presenciar esta película, así fue pensada desde su inicio, nada ni nadie en Aguascalientes ni en el mundo estaba preparado para lo que vimos esa noche.

La vara jamás será alcanzada, lo que consiguieron todos los que realizaron The Dark Knight será el gran referente de este cine por muchos años y, por lo mostrado en tiempos recientes, pareciera que así se quedará durante buen rato.

 

¿Why so serious?

Para Centuria Noticias: Arturo Reyes.

a.reyes@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here