El novillero Ricardo de Santiago, oriundo de San Luis Potosí, se alzó como triunfador de la tercera novillada de la temporada en la centenaria plaza de toros San Marcos, después de que realizó el corte de una oreja al segundo de su lote.

El potosino realizó una faena que conectó con el tendido de manera importante y al momento de tirarse a matar dio un estoconazo contundente, que en sí mismo valía ya una oreja; sin embargo, el juez únicamente otorgó un premio al novillero potosino, situación que provocó la molestia del respetable, que una vez más llenó la plaza San Marcos.

Por su parte, los novilleros hidrocálidos José Miguel Arellano y Juan Pablo Herrera, mostraron hechuras importantes, sin alcanzar tintes de relevancia en su actuación, de ahí que salieran del festejo con las manos vacías.

 

Para Centuria Noticias: Matías González

m.gonzález@centuria.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here