Tras escuchar el costo de aquel globo, se metió sus manos en sus diminutos bolsillos solamente para comprobar lo que ya sabía: no contaba con el suficiente dinero para comprarlo. Aun así, la tristeza (o la impotencia, o el dolor, vete tú a saber) se instaló en su corazón. En verdad deseaba poder tener un globo.

Triste, y decidida a que nadie la viera llorar, aquella pequeña araña se alejó de la ciudad y se internó en lo profundo del bosque. Ahí trepó por el más alto de los pinos y entonces, sólo entonces, rompió a llorar.

Al caer la noche, cuando ya casi no le quedaba llanto, sintió una suave caricia que recorría su rostro. Al elevar la mirada se topó con la luz de la luna llena que le iluminaba.

Al momento quedó prendada de su belleza, e inspirada por ella comenzó a tejer un largo hilo de araña que iba desde la punta del pino hasta un cráter en la base de aquel hermoso y reluciente satélite. Ahí, hizo un nudo y regresó a través del hilo hasta la punta del pino. Se sentó en una de sus ramas y sonrió.

Al terminar la noche, la luna desapareció tras el horizonte y, delicadamente, el inmenso hilo de araña cayó sobre la lejana ciudad.

La araña no dijo nada pero su pecho rebozaba felicidad. Había conseguido su globo y por una noche había sido suyo. Y era el más grande y bonito que pudiera existir.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorCONOCE A OMARCITO, EL MANEJADOR DE ALIMENTOS DEL IMSS QUE MÁS AMA LO QUE HACE
Artículo siguienteDESIGNA EL PLENO DEL ITEA A MARCOS TACHIQUÍN COMO COMISIONADO PRESIDENTE POR NUEVO PERIODO DE TRES AÑOS.
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 250 cuentos de su autoría. Alrededor de 10 de esos cuentos son de corte infantil. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento «Resistencia», homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso, presentada en la FIL de Guadalajara. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: «Tres meses de bonanza» y «Algodón de azúcar». Fue colaborador en el año 2019 de la Antología Internacional Solidaria «El Filo de ELA» y se encuentra colaborando en otra antología de corte solidario, llamada «La Navaja del Silencio», a publicarse en 2021. Es autor del minilibro «Lobo» (Minilibros Sonora 2019) y está próximo a publicar su libro «Cuentos (no tan) comunes sobre personas comunes (Nueva Luz 2020). Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here