Cuando cumplí 58 años de edad me compré una vaca pinta, pequeña, de esas que miden 6 centímetros de altura y unos 12 de morro a rabo.

No era una vaca lechera y tampoco es que su especie se recomiende para consumo humano, pues tienden a ser de piel muy dura y de carne insípida. Además, como suele ocurrir con ciertos animalitos, se trataba de una vaquita muy cara. A pesar de eso, decidí comprarla y no tuve menoscabo alguno en desembolsar el alto costo que tenía la vaquita. De hecho, lo reconozco: me sentí muy satisfecho por mi adquisición, aunque mis hijos, nueras y yernos me reclamaron con ferocidad, pues veían mermada la herencia que recibirían y todo por culpa de un inútil animal. Al final del día, la vaquita encontró encontró su hogar en mi casa o, mejor dicho, en mi jardín.

Mis perros la recibieron con mejor humor que mi descendencia, aunque al principio se mostraron recelosos y no ocultaron la curiosidad y miedo que la vaquita les infundió. Aún recuerdo lo divertido que era ver cómo aquel par de pastores alemanes, que habían servido durante años en el cuerpo de la policía, corrían despavoridos cuando la pequeña vaquita salía en búsqueda de ellos. Poco a poco, se habituaron a ella, al punto de que pasaban horas jugueteando en el césped que Lucila de cuando en cuando comía o abonaba, sin que ello supusiera un problema para el jardín mismo o para los perros. Sí: Lucila. Ese fue el nombre que le di a la vaquita.

Pasaron los inviernos y mis hijos, con nueras y yernos incluidos, terminaron hartándose de Lucila, de mí y de mi longevidad. Entonces, emigraron a países lejanos de nombres impronunciables e idiomas incomprensibles. No he sabido nada de ellos en años y me alegro.

Con el tiempo ─y de esto no me alegro─ también fallecieron mis dos amigos caninos y los enterré en el jardín trasero, en el sitio donde solían dormir.

Creo que Lucila resiente su partida y, dicho sea de paso, yo la resiento tanto o más. Al cabo, los cuatro conformamos una peculiar, pero unida familia y, a nuestra edad, adaptarnos al cambio no es cosa fácil.

No sé si Lucila está deprimida o si soy yo el que padece de ese mal, pero ambos estamos seguros de que el fin se acerca.

No tenemos miedo. Tumbados en el jardín esperamos pacientemente sobre el césped mientras las nubes pasan cadenciosamente sobre el cielo.

Una de ellas, puedo jurarlo, tiene forma de perro.

 

Para Centuria Noticias: Alfonso Díaz

aldacros@gmail.com

Artículo anteriorCON EL PROGRAMA AFÍLIATE AGUASCALIENTES, SEFI OTORGA ASESORÍA GRATUITA A CONTRIBUYENTES
Artículo siguienteCLUB NECAXA SE PREPARA DE CARA AL TORNEO APERTURA 2020
Nacido en la ciudad de México, Luis Alfonso Díaz de la Cruz fue adoptado por la ciudad de Aguascalientes cuando apenas contaba tres años. Desde entonces se ha dedicado a crecer y a cuestionarlo todo. Se formó como psicólogo y terapeuta bioenergético y psicocorporal y ha ejercido desde el año 2009 en consulta privada, en el sector público y como docente. Es también conferencista, ilustrador y cuentacuentos. Desde su adolescencia, a manera de pasatiempo en un principio y de manera profesional después, ha escrito cuentos cortos, teniendo en la actualidad un aproximado de 200 cuentos de su autoría, siendo alrededor de 10 de ellos, cuentos infantiles. En Julio de 2018 es seleccionado ganador del 5to Premio Endira Cuento Corto, con su cuento “Resistencia”, homónimo de la antología publicada en noviembre del mismo año con los 20 cuentos finalistas del concurso, presentada en la FIL de Guadalajara. Tiene, además, un par de cuentos publicados en Amazon: "Tres meses de bonanza" y “Algodón de azúcar”; este último, de corte infantil, bajo el seudónimo de su personaje cuentacuentos: Rivelín con H. Es, además, autor del mini libro “Lobo”, que contiene tres cuentos de su autoría. Habla catalán, le va al FC Barcelona y se autodenomina fanático de los tacos de suadero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here