Luego de que la alcaldesa Tere Jiménez rechazara públicamente la petición de la concesionaria CAASA para continuar brindando el servicio de agua potable en el municipio de Aguascalientes, la empresa dio a conocer que el control operativo de la misma pasaría a manos de una nueva empresa: Veolia.

En el marco de una rueda de prensa, Veolia presentó los tres ejes que regirían la transformación de la concesionaria: nuevo liderazgo; fortalecimiento y mejoramiento en el suministro y gestión de obras; mejora de la atención a los usuarios.

Esta transformación pretende limpiar la imagen de la concesionaria ante la ciudadanía, pues la marca CAASA ha caído en un gran desprestigio; sin embargo, la empresa Veolia ya poseía el control operativo de CAASA desde el año 2014, prueba de ello es la presencia del logotipo de Veolia en diferentes comunicaciones, por ejemplo: vehículos utilitarios, comunicados y boletines de prensa.

En otras palabras, este cambio se reduce a una estrategia publicitaria, con el objetivo de hacer creer a los usuarios que una nueva empresa asumirá el trabajo que la concesionaria no logró realizar de manera óptima. Lo cierto es que Veolia es responsable también de la ineficacia en la prestación del servicio de agua potable en el municipio de Aguascalientes, de ahí que difícilmente sea posible la transformación que dieron a conocer en la rueda de prensa celebrada el pasado 13 de septiembre.

Finalmente, Veolia y CAASA son la misma empresa desde hace cuatro años, sólo que nunca informaron públicamente a la ciudadanía.

 

Para Centuria Noticias: Jennifer Parra

jennifer.kristel.parra@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here