Pasó en una tienda de armas en Estados Unidos, cuando un hombre observó a un menor que se estaba sacudiendo de una forma extraña, tras esto se percato que el bebé no era capáz de sostenerse por su propia voluntad, por lo que instintivamente tomó al niño y lo puso a salvo.

Resultó tener tan solo 7 meses, por lo que una caída desde el mostrador hubiese sido muy peligrosa para el niño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here